domingo, 14 de febrero de 2010

A propósito del libro Corto Metrajes



La palabra “metraje” viene del francés "métrage"  y hace referencia específica a la longitud que tiene una cinta de cine. Cuando se titula un libro con la palabra “metraje” y además se dice que es corto, se quiere hacer referencia directa a aquello que lo cinematográfico nos ofrece: las imágenes están plasmadas en la cinta, pero lo que nos importa es ponerlas en movimiento, lo cual hace referencia directa al término en inglés motion picture. Además, las películas se clasifican de acuerdo a su duración, encontramos así los largometrajes, conocidos normalmente como películas, son aquellas que son exhibidas en las salas de cine, aquellas que son nominadas a premios y demás, son aquellas que marcan nuestra vida y que se convierten ellas mismas en un miniuniverso, que contiene gente y modos de ser. De acuerdo a su duración pueden llamarse además mediometrajes y, por último, corto metrajes, pero en resumen todas quieren contar una historia, sea corta o larga, elaborada o no.

Este libro pertenece filosóficamente al cine y formalmente a la literatura. La idea del corto hace referencia al un instante, a ese espacio de tiempo aprehendido por un corto cinematográfico que no llega a ser el universo que nos da una película. Se necesitan sólo minutos, no horas para contemplarlo. Además, el cada cortometraje quiere:
Conseguir la atención del espectador desde el primer plano (o desde la primera palabra), a través de la historia que se le presenta, y quiere "soltarlo" de manera sorpresiva, absurda, violenta, humorística, inexplicable, nostálgica, es decir, que "movilice" al espectador.

Algo parecido intentan hacer cada una de las piezas de Corto Metrajes. No es un libro fijo; muchos otros Corto metrajes podrán irse agregando con el paso de los años hasta crear, quizás, un libro gigantesco. Por ahora, en esta noche bogotana, los dejo con quince piezas.

En este libro el lector encontrará desde relatos fantásticos estrictos hasta lo más real: relatos que hacen alusión a los sentimientos. Los homenajes al cine no son sólo filosóficos: el lector podrá toparse también con referencias directas al cine de Pedro Almodóvar. También sus piezas medias están a medio camino entre el ensayo y la poesía. Sin embargo, un libro no existe sin su lector; esperamos que usted tenga la paciencia para ser uno de ellos.


Publicar un comentario